jueves, 23 de febrero de 2017

CATALUÑA Y LA INDEPENDENCIA

Oigo y leo en algunos sitios eso de ''no ser independentista pero estoy a favor de un referéndum para Cataluña''. O sea, que no es independentista esa persona pero quiere que se consulte a la población catalana, (y a el me imagino), si quiere o no la independencia. No lo entiendo.

¿Por qué perder el tiempo con consultas tan, por lo menos para mi, sin sentido?.

Cataluña, por razones históricas y económinas no puede ni debe pedir ''independencias'', ni siquiera pensar en ello.

Si Cataluña se independiza de España, ¿que pintaría en Europa?, ¿y en el mundo?.

¿Podría rivalizar con potencias como Alemania o Inglaterra, con China o Estados Unidos?. Más de ochenta millones de habitantes tiene Alemania, cincuenta y tres millones tiene Inglaterra. China, mil cuatrocientos millones de habitantes y Estados Unidos trescientos veinte millones. Cataluña no llega a ocho millones. Luego, ya sólo con este dato, sería como un suicidio.

Todo esto está hecho para, por un lado, engañar a cuatro dentro de la misma Cataluña, dirigiendo su ira hacia el gobierno central, (que tiene en parte la culpa), por la actual situación económica catalana, siendo como es la comunidad más endeudada del país, en lugar de, para empezar, echar la culpa a las desastrosas gestiones pasadas del propio gobierno catalán. Así, ocultan también los despropósitos hechos durante años en esa comunidad.

Y, ya de paso, a nivel nacional, revolver las aguas, creando una especie de absurda y paranoica ''catalanofobia'', para entretenernos y dividirnos a los españoles, mientras la ''nación europea'' aprieta cada vez más el lazo alrededor de España, mediante deudas.

Ciertamente, el gobierno central tiene una parte de culpa en todo esto sin duda. Durante años, se ha permitido hacer y deshacer a la mayoría de los gobiernos autonómicos lo que han querido, sin apenas control y así hemos acabado.

Desgraciadamente, es a través de las comunidades autónomas como se ha arruinado a España.

Pero, ''divide y vencerás''. Parece que algunos por ahí, temen un nuevo resurgir de España, de una España unida, solvente, con las ideas claras, fuerte y poderosa como en otros tiempos, pues podría acabar eso con sus planes.

La nación española, (como otras por ahí fuera), desgraciadamente, no entra dentro de la agenda de ciertos poderes financieros para mantenerla como tal, y ya sólo piensan en como integrarla, como una simple provincia, definitivamente, dentro de ''su nación europea''.

Como no despertemos a tiempo, lo conseguirán. En nuestras manos está.


                                
                                                                                              *Iván Guerrero Vasallo

lunes, 20 de febrero de 2017

EUROPA Y EL EQUILIBRIO EN EL MUNDO

No me gusta. Europa actualmente está encajonada entre dos colosos que se reparten sus países, Estados Unidos y Rusia.

Dos países laicos encima. Rusia, concretamente, uno de los países con mayor número de ateos del mundo. Casi nada.

Sinceramente, no veo ningún país en el centro y oeste del continente europeo, referencia, para atraer a otras naciones en torno a el, preservando el equilibrio e incluso controlando a las dos potencias. Este continente se ha convertido con el tiempo como un ejército, que sin general, no va ningún sitio, sólo al matadero, para el despiece luego.

El llamado Plan Marshall, por un lado, ha controlado Europa occidental desde que se puso en marcha.
Y Europa del este, por el otro, controlada por Rusia. Esa ha sido la realidad después de la II guerra mundial.

Apenas se puede contar tampoco con Gran Bretaña, pues está del lado de los Estados Unidos desde hace siglos. Y Rusia, es, por lo menos para mi, una potencia más Asiática que Europea. Un peligro para Europa, entre otras cosas, debido a su enorme extensión, dos veces nuestro continente.

Rusia ya ha cerrado acuerdos, entre otros, con Grecia y ahora con Hungría. Ya ronda esas zonas. Controla de nuevo Ucrania, el Caúcaso... las antiguas repúblicas soviéticas vuelven a su órbita por medio de tratados, etc... ¿o nunca han salido de ella?.

Yo no me decantaría por ninguna de las dos potencias, los países europeos tienen que tener su propia ''hoja de ruta'', y no ser impuesta por estos dos países, ni, por supuesto, por los poderes financieros.

Para la vuelta de un equilibrio en el mundo, los países conformantes de la llamada Europa deben volver a tener su peso en el mundo, sin necesidad de organizaciones supranacionales, que sólo benefician a los de siempre. Para ello, la ''antigua'' Europa cristiana, la ''verdadera'' Europa cristiana, debe regresar.

Organizaciones como la UE, no pueden llevarnos a ningún sitio, sobre todo con métodos como lo de denominarnos ''ciudadanos'' europeos y no ciudadano portugués, español, francés, etc... acabando con tradiciones (una de ellas el cristianísmo), y culturas milenarias, acabando con la rica diversidad europea, por un simple ''capricho'' de dominación.

Y cuidado también con las ''nuevas'' fuerzas políticas de los países europeos, junto con sus líderes extremistas. No me inspiran ningúna confianza tampoco, pues el extremismo solo engendra violencia y ya sabemos a donde nos conduce todo eso, dictaduras, guerras...

Por otra parte, es curioso, pero parece el regreso de los años de la guerra fría, los Estados Unidos por un lado y la Unión Soviética por el otro. ¿Capitalismo vs Comunismo de nuevo?.

Resumiendo, como no reaccionemos a tiempo, seremos engullidos por los dos colosos no tardando mucho, antes o después de que la violencia extremista acabe con las naciones europeas dando el golpe definitivo a las mismas para pasar a ser simplemente, el continente entero, una mera región de un imperio mundial.


                                       
                                                                                             *Iván Guerrero Vasallo